20 enero 2020

Adaptative learning, cuando las ideas se adaptan a la nueva realidad

Equipo Soul

Adaptative learning, cuando las ideas se adaptan a la nueva realidad

Los nuevos sistemas de aprendizaje, entre los que se encuentra el adaptative learning, apoyados por la digitalización de la formación, nos permiten personalizar los contenidos y programas de capacitación de cada estudiante dando lugar a un mayor “engagement” del alumno y una mejora de la eficiencia del programa formativo. 

Otra forma de aprender

Si es posible que un comprador pueda elegir el color y el modelo del último lanzamiento de las zapatillas de moda, de forma que se adapte mejor a su gusto y personalidad, ¿por qué un alumno no puede elegir el qué, cuándo y cómo adquiere un nuevo conocimiento o habilidad en base a sus necesidades y preferencias? Y, entonces, ¿por qué no ir más allá y tener un sistema que además me recomiende actividades y contenidos que mejor se adapten al modo en que aprendo? ¿Por qué no abrazar el adaptative learning?

Estamos acostumbrados a un modelo clásico de aprendizaje en el que el instructor programa cómo va a ser el contenido de la sesión y todos los alumnos reciben la misma lección al mismo tiempo. Si alguien se pierde durante la explicación, éste es dejado atrás, ya que el conocimiento se transfiere de forma lineal para todos los estudiantes. 

A medida que el programa de la clase avanza, la metodología clásica de aprendizaje puede provocar que los alumnos no estén satisfechos con la formación. Por un lado, tenemos aquellos más rezagados que se sienten perdidos ante conceptos que no entienden, ya que no adquirieron correctamente algún conocimiento previo y que, además, como la clase ha de seguir, les toca repasar hojas y hojas de temario para poder ponerse al día de algo que deberían haber adquirido en clase. Además, por otro lado, tenemos los alumnos más avanzados, que ya traían los conocimientos por su experiencia o educación previa, que necesitan ir más rápido y que no pueden por el orden lineal de la clase. 

En definitiva, tenemos a usuarios que no están contentos con la experiencia de aprendizaje, que piensan que no ha valido la pena y que ha sido una pérdida de dinero y de tiempo. 

Nuevas tecnologías, nuevas rutas para el conocimiento

Antes no teníamos medios viables y eficientes de evitar esto, ya que las formaciones estaban orientadas a ser impartidas en bloque. Sin embargo, gracias a las nuevas tecnologías, la formación online y los algoritmos de inteligencia artificial, este obstáculo ha podido ser superado. Gracias a todas ellas, hemos dado vida a sistemas inteligentes de capacitación que me permiten crear para el usuario formaciones personalizadas que se adapte a las necesidades de nuestros clientes, obteniendo un aprendizaje adaptativo, adaptative learning, que se encarga de buscar los contenidos y el formato (video, texto, imagen…) adecuados para cada alumno, empareja los conceptos a los contenidos y ajusta el programa del curso basado en el contenido y en el desempeño del alumno. 

Adaptive Learning

Entonces, ¿cuáles son las ventajas para el alumno de este aprendizaje adaptado? Pues bien, gracias a este sistema de aprendizaje, el alumno obtiene un programa personalizado que tiene en cuenta las variables que entran en juego en su formación: conocimientos previos, sus resultados en la formación, formas de aprender, conceptos que se desarrollan, tipo de contenido, sistemas de comunicación, etc. Y es que analizando y clasificando los alumnos por sus necesidades y preferencias, se establecerá la secuencia de aprendizaje más efectiva para alcanzar su capacitación. 

Para poner en marcha dicha capacitación adaptada, podríamos, por ejemplo, realizar un test de nivelación para ver qué conceptos domina cada alumno. En base a sus gaps de conocimiento, se realizarán sesiones de eLearning, acompañadas de un webinar con preguntas y respuestas, para, después, pasar a otra sesión de verificación de conocimientos adquiridos y más sesiones de eLearning, para finalizar en una clase presencial con instructores que le transmitan su experiencia y comprueben que domina la materia. 

Adaptative learning: el futuro del aprendizaje 

De esta forma, pasamos de una formación centrada en el instructor a un espacio protagonizado por el alumno en el que, gracias al desarrollo del adaptative learning, el alumno puede saltarse contenidos que ya sabe, obtener recomendaciones para volver a conceptos que no ha adquirido correctamente y con ello, al final, adquirir todos los conceptos del camino de aprendizaje. 

En este proceso, el instructor adquiere el papel de un facilitador que mentoriza, gestiona y consigue el compromiso de los alumnos para superar la formación. Los instructores definen qué se va a enseñar y, entre los alumnos y el sistema tecnológico, se acuerda el cómo y cuándo se va a llevar a cabo.

Uno de los puntos clave de este sistema es que se estimula al alumno, ya que se le hace partícipe en la co-creación de su experiencia de aprendizaje. De esta forma, el alumno percibe que la formación se diseña en base a sus necesidades y que cumple con lo que él esperaba y deseaba.

Este sistema de aprendizaje se asocia muy bien con el concepto del Soul, entendiéndolo como un espacio libre de aprendizaje no cerrado a las cuatro paredes de un aula y en el que la figura del alumno se encuentra en el centro de ese universo de aprendizaje.  Por ello, contamos con expertos que están diseñando los patrones de aprendizaje de los distintos tipos de alumnos y desarrollando la tecnología adaptativa que establezca la ruta de aprendizaje más eficiente para cada alumno. De esta forma, con Soul nos adaptamos a las nuevas realidades que nuestros usuarios ya están demandado.

Generamos estrategias, ideas, tecnología y soluciones

Derechos de autor © 2019 Tecnatom S.A. Todos los derechos reservados