10 febrero 2020

Consejos para asegurar el éxito de los alumnos en los programas de capacitación

Francisco Sánchez

Consejos para asegurar el éxito de los alumnos en los programas de capacitación

Una de las preguntas más frecuentes que nos solemos hacer cuando afrontamos el programa de capacitación de un nuevo candidato a un puesto de trabajo es si la inversión que vamos a realizar va a tener su retorno. En otras palabras: si después de tanto esfuerzo, el candidato va a superar las pruebas de cualificación y desempeñar su puesto satisfactoriamente. Por ello, en este artículo daremos algunas de las claves para asegurar el éxito de los alumnos en los programas de capacitación.

Lo primero que tenemos que tener en cuenta, sin lugar a duda, es que tenemos que contar con candidatos con la motivación adecuada hacia el puesto de trabajo que van a ocupar y con la formación de partida suficiente para poder asimilar el programa al que se enfrentan. En algunas ocasiones, realizar un test inicial de acceso al puesto puede evitar sustos posteriores.

Una vez que disponemos de buenos candidatos, tenemos que diseñar un programa que se ajuste a las necesidades del puesto de trabajo. Es necesario llevar a cabo un análisis sistemático de dichas necesidades en términos de competencias (conjunto de conocimientos, habilidades y actitudes) requeridas para las distintas tareas a desempeñar en el puesto de trabajo.

A partir del conjunto de competencias a desarrollar, tenemos que realizar un buen diseño instruccional del programa y diseñar la ruta de aprendizaje, es decir, debemos plantear qué eventos y en qué entorno de aprendizaje será más fácil adquirir dichas competencias. 

5 imprescindibles de los programas de capacitación

Para este diseño, tenemos que echar mano de los últimos avances en materia de neurociencia aplicada al aprendizaje y diseñar una ruta que:

  • Despierte la curiosidad, genere las ganas de aprender y motive al alumno. Algunos ejemplos son a través de preguntas «poderosas» o mediante una charla inspiradora de un personaje relevante.
  • Implique las emociones y les haga sentir emoción mientras aprenden. Una estrategia muy usada últimamente es la gamificación o los «serious games”.
  • Presente la información de manera multisensorial: texto, audios, videos, modelos 3D. Ya se sabe que cada alumno aprende mejor de una forma determinada y hay que ofrecer distintos elementos sobre un mismo contenido, sobre todo si éste es relevante. Además, este contenido debe estar disponible, a poder ser, desde cualquier lugar, cualquier dispositivo (ordenador, tableta o móvil) y a cualquier hora, para que cada alumno pueda aprender a su propio ritmo.
  • Incorpore elementos de aprendizaje colaborativo mediante el análisis en grupo de situaciones reales, la discusión a través de foros de debate o la realización de proyectos en equipo.
  • Induzca a la acción e incorpore una parte importante práctica lo más parecida al entorno laboral o, mejor aún, en el propio puesto de trabajo. Si no se puede acceder a las actividades del puesto de trabajo, se pueden sustituir por alguna de las tecnologías de Realidad Virtual o simulación.

Motivación: la clave del éxito

Es importante comprender que debemos mantener encendida la llama de la motivación en todo momento haciendo palpable para el alumno la importancia de lo que está aprendiendo para una mayor eficacia del desempeño de su nuevo puesto de trabajo.

Además, el material didáctico que acompañe en esta ruta de aprendizaje debe ser relevante, práctico, claro y tener un diseño atractivo. No hay que olvidar incorporar resúmenes, esquemas, mapas mentales o cualquier otro elemento que ayude a nuestro cerebro a fijar las ideas y relacionar conceptos.

De hecho, uno de los elementos clave a la hora de mejorar el aprendizaje, y con ello asegurar el éxito de los alumnos en los programas de capacitación, sea, quizá, la de contestar preguntas. En muchas ocasiones, no se da suficiente importancia a este hecho y, sin embargo, estas cuestiones desempeñan un papel crucial en la consolidación de las conexiones neuronales que fijan el conocimiento y hace posible su recuerdo.

Aprendizaje personalizado: la clave de los programas de capacitación

Por tanto, proponemos crear un gimnasio, «el gym», donde entrenar de una forma segura, contestando a preguntas de forma autónoma y ofreciendo la respuesta correcta (micro-aprendizaje) cuando se falle. De esta manera, el alumno podrá evaluar el grado de asimilación de los conocimientos que va adquiriendo. Sin embargo, este método de autoevaluación se debe complementar con un sistema de evaluaciones periódicas más formales que nos permita hacer un seguimiento de la evolución de los candidatos

Dichas pruebas de evaluación han de ser variadas, no sólo basadas en exámenes escritos, sino también en pruebas prácticas, resoluciones de casos o proyectos. También tenemos que incluir pruebas retadoras que pongan en juego conocimientos de alto nivel cognitivo (capacidad de interrelacionar conocimientos aprendidos, analizar situaciones, resolver problemas y tomar decisiones) y no meramente memorísticos.

Por último, es fundamental hacer un seguimiento continuo y tutorización de los alumnos a lo largo de su ruta de aprendizaje. Hoy día, la tecnología nos permite obtener una información muy precisa de los «gaps» o lagunas de conocimiento que, a nivel individual, presenta cada alumno y, por tanto, poder hacer un apoyo mucho más personalizado que aumente las garantías de éxito.

Tenemos a nuestro alcance métodos y medios que hagan más humano y eficaz el aprendizaje, merece la pena intentarlo. ¿Te apuntas?

Francisco Sánchez

Generamos estrategias, ideas, tecnología y soluciones

Derechos de autor © 2019 Tecnatom S.A. Todos los derechos reservados